Mi pequeña historia

Yo era una mujer completa, acomodada a una vida que no me producía mariposillas en el estómago, pero me permitía tener todo lo que podía desear o necesitaba, sin aspirar a grandes lujos pero con más de lo que muchas personas hoy en día pueden soñar.

Cuando comencé a pensarme madre algo en mi empezó a cambiar. Yo siempre había deseado ser madre y cuando llego el momento fuimos a buscar a nuestro primer hijo y llegó a nuestras vidas enseguida. Parecía que estaba esperando nuestra llamada. Sin darme cuenta y muy poco a poco, mis prioridades, mi forma de ver la vida, mis intereses, empezaron a cambiar,…

Es cierto que una hija y/o un hijo te cambia la vida, pero el cambio se produce mucho antes de nacer. Durante su gestación nos van preparando para que seamos las mejores madres y su crianza nos empuja a convertirnos en mejores personas y a crecer como ser humano.

Nos vuelven más sensibles, más receptivas, más intuitivas, más amorosas,… Somos todo lo que necesitan y lo único que nos piden es que nos cuidemos, porque si nosotras estamos bien nuestras hijas e hijos también están bien.

Mis dos maternidades revolucionaron mi vida hacia la búsqueda del Amor y la Plenitud.

En todo este renacer como mujer y como madre, conecte con lo que siento que es mi misión de vida: “Acompañar emocionalmente a las mujeres, para que los bebés sean recibidos desde el Amor y la confianza y crezcan sin miedos y más libres”

Al año de nacer mi segundo hijo, realicé la formación de Doula, seguidamente me formé en Salud Mental Perinatal  Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, Lactancia Materna, Yoga Embarazo y Crianza… y sigo hoy en día en continuo aprendizaje. Porque el mundo de los Bebés es un mundo que está todavía por descubrir, y a mí me apasiona.

Cuando me sentí preparada para acompañar a otras mujeres, dejé mi trabajo fijo y estable, para realizar mi sueño.

En 2017 Terra Materna vió la luz, como espacio de encuentro y auto-cuidado para mujeres, hombres, mamás, papás y bebés, cuya misión es favorecer el bienestar de todo ser humano desde el útero materno. Ahora sí siento mariposas  en el estómago cada día que voy a trabajar porque estoy haciendo algo que me apasiona y que para mi tiene sentido.

Por mi propia experiencia y después contrastándola con la formación recibida, puedo afirmar que una mujer que vive su maternidad acompañada emocionalmente, sostenida y escuchada sin juicios, puede ir transitando el proceso con calma y confianza en sí misma, en su cuerpo y en su bebé.

Esta vivencia la prepara emocionalmente para saber atender las necesidades de su bebé y las suyas propias, y disfrutar de forma positiva, amorosa y saludable de la crianza de sus hij@s y de su propia vida.

ME ACOMPAÑAS

Un poco de mi

MIRIAM TOLEDO
MIRIAM TOLEDODoula
Mi nombre es Miriam, Soy Mujer, Madre de dos Niños y Doula por amor a los bebés.

SOMOS MIEMBR@S

HABLEMOS

Si tienes alguna duda o deseas conocer nuestras experiencias estaremos encantad@s de compartirlas contigo.

Tu nombre (requerido)

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad