Hace aproximadamente un año, Terra Materna vio la luz.

Fue un mágico 27 de Octubre de 2017, cuando acompañadas de nuestros familiares y amigos celebramos el nacimiento y la puesta en marcha de este maravilloso proyecto, que habíamos gestado con tanto amor y alegría.

He caminado con ganas y entusiasmo, pero también con miedo y con inseguridades. En este tiempo, en muchos momentos,  me he acordado de lo que viví con la llegada de mi primer  hijo. El nacimiento de Ferran me hizo sentir la mujer más afortunada del mundo, pero a su vez, estaba llena de miedos, dudas,  y en ocasiones no me permitía disfrutar de esta maravillosa etapa.

Ahora Terra Materna ya tiene un añito, ha finalizado su etapa de exterogestación y está preparada para descubrir el mundo.

Por eso, celebramos la apertura al mundo de Terra Materna, con la puesta en marcha de nuestra Web. Este acto simboliza nuestra intención de mostrarnos y crecer como proyecto.

Abrir más nuestros ojos, nuestros oídos y nuestros brazos, para mirar, escuchar y abrazar a las personas que deseen que las acompañemos en cualquier lugar del mundo.

Para Terra Materna y como proyecto, es otro de los pasos que nos produce vértigo. Pero el camino debe continuar y el bebé sigue creciendo. Nosotr@s como equipo creador de Terra Materna, solo debo acompañarle hasta donde desee llegar, respetando sus ritmos, estando presente con paciencia, cuidado y mucho, mucho amor.

Terra Materna da su bienvenida al mundo, y a todos los seres que sientan la necesidad de estar acompañad@s en su camino a través de la maternidad, paternidad, crianza, y en general, en su caminar por la vida.

Deseamos profundamente sembrar una semilla de esperanza, hermandad y bienestar, para que poco a poco, entre tod@s podamos hacer de este mundo, un lugar de paz, bienestar y amor.

Porque como sabiamente dijo Michel Odent “Para Cambiar el mundo, es preciso cambiar la forma de nacer”.

Nos encontramos en el camino, solo hay que caminar…